Sabemos que obsequiar una canasta navideña es mucho más que solo una costumbre empresarial de fin de año, representa simbólicamente el agradecimiento y el afecto que tienen los empleadores hacia sus stakeholders. Este detalle mejora las relaciones empresariales, aumenta la fidelización y el rendimiento de los colaboradores, ya que la motivación y la satisfacción laboral están relacionadas positivamente con el desempeño.

Todos conocemos las canastas navideñas tradicionales, pero podemos encontrar una opción que cuide de nuestra salud, ¡la Canasta Navideña Saludable!

¿Qué diferencia hay en obsequiar una canasta navideña saludable?

Al regalar una canasta navideña con productos saludables, se transmite preocupación por el bienestar y la salud de los colaboradores, socios y clientes. Asimismo, se incentiva a llevar una alimentación más consciente.

Pero ¿por qué es importante fomentar la alimentación saludable?

Mejora la productividad en hasta un 20%:

Cuando pensamos en estrategias para mejorar nuestra productividad, quizás lo primero que se nos viene a la mente es hacer ejercicio para despejar nuestra mente o acortar tiempos de otras actividades, pero pocas veces lo asociamos con la alimentación. Sin embargo, lo que comemos puede afectar nuestra productividad más de lo que imaginamos.

Todos los alimentos que ingerimos son asimilados por nuestro cuerpo, pero no se procesan a la misma velocidad. Las verduras, frutas y cereales fibrosos como el arroz integral o la quinua, son metabolizados más rápido y, por ende, nos aportan energía en menos tiempo. Mientras que las grasas necesitan que nuestro sistema digestivo trabaje por más tiempo, lo que reduce nuestro nivel de oxigenación en el cerebro y nos sentimos más pesados y lentos.

Disminuye el riesgo de enfermarse y los gastos médicos:

La cantidad y la calidad de los alimentos que consumimos determinan nuestro estado de salud. No es lo mismo comer una manzana que comer un paquete de papas fritas: en el primero los nutrientes que obtenemos son fibra, vitaminas y minerales, mientras que el segundo aporta principalmente grasas hidrogenadas (grasas poco saludables).

Si frecuentemente comemos alimentos con alto contenido de azúcares refinados, sal, grasas hidrogenadas y grasas trans, seremos más propensos a enfermarnos y a sufrir de diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares y obesidad. Por consiguiente, los gastos médicos serán mayores: requeriremos de medicamentos, visitas frecuentes al médico, exámenes y más. En cambio, si tenemos una alimentación balanceada y saludable, nuestro sistema inmune será más fuerte y nos enfermaremos menos.

“La Organización Internacional del Trabajo demostró que los programas laborales que proporcionan una alimentación saludable contribuyen a prevenir enfermedades crónicas como obesidad, diabetes y cardiovasculares. Además, se demostró que se reducen los días de enfermedad (absentismo laboral), los accidentes laborales y aumenta la productividad.”

Pensando en ello, nuestra Despensa creó canastas navideñas saludables con productos seleccionados para entregar un detalle sano y de buen gusto que aporte al bienestar y la salud de tus stakeholders y sus familiares.

Escríbenos a soporte@despensacbl.com solicitando una cotización que se acomode a tus necesidades.

Carla Becker
Carla Becker

Nutricionista y fundadora de CBL Nutrición.